lunes, 4 de agosto de 2014

MEMORIA ANIMAL (EN CARTAS): LA RESEÑA


MEMORIA ANIMAL es un juego de cartas para desarrollar la memoria siguiendo una mecánica asociativa. Esto significa que en lugar de encontrar parejas de imágenes idénticas, los jugadores deberán encontrar parejas formadas por un animal y el concepto relacionado con aquél, como por ejemplo el perro y el hueso, el conejo y la zanahoria, el león y la selva, etc.

Las cartas organizadas según su clase
Dentro de la pequeña caja del juego hay 54 cartas (tamaño Timeline):

- 1 carta título del juego por una cara y marcador de movimiento por la otra
- 1 carta de asociaciones correctas (las 20 del juego, 10 por cada cara de la carta)
- 12 cartas de instrucciones (3 por cada idioma: español, francés, inglés y alemán)
- 20 cartas de animales
- 20 cartas de asociar

Aquí podéis ver todas las cartas del juego
¿Cómo se juega?


El último que haya ido al zoo empieza. Se barajan las cartas de asociar y se colocan boca arriba en el centro de la mesa, formando un rectángulo de 4 filas de 5 cartas cada una. Luego se baraja el mazo de animales y se colocan las cartas formando un círculo alrededor de las cartas de asociar. 


El jugador a la derecha del jugador inicial coloca el marcador de movimiento sobre la carta que quiera (en la foto jugamos con un meeple, que mola más). Luego se ponen boca abajo todas las cartas de asociar.
Ahora están boca abajo las cartas de asociar. Es hora de hacer memoria
 Entonces, el jugador inicial debe voltear una de las 20 cartas de asociar, procurando que sea la correcta. En la foto de arriba el marcador está sobre la oveja así que el jugador tendrá que encontrar el ovillo de lana. Si lo consigue se queda la carta, si no la deja donde está. En todo caso, vuelve a poner boca abajo la carta de asociar descubierta. Luego le toca al jugador sentado a su izquierda. 

Para mover el marcador de movimiento sólo hay que fijarse en la carta de animal donde estaba en el turno anterior. Todos los animales tienen un icono con una cifra entre el 1 y el 6. Así que simplemente, avanza el marcador tantas cartas como el número mostrado en la carta de animal en sentido horario. Hay otra opción que es utilizar un dado de seis, pero como en la baraja no se podía incluir se me ocurrió este sistema para suplir el dado. 

A medida que transcurre la partida van quedando menos cartas de animales

La partida transcurre y las cartas de animal se van terminando. El juego concluye cuando un jugador consigue la última carta de animal. En ese momento se cuentan las cartas capturadas y quien más tenga gana. 

VELOCIDAD ANIMAL

Si os fijáis, los valores numéricos de las cartas de animal no están puestos al azar, sino que siguen una escala de 1 a 6 según su velocidad. Por ejemplo, la tortuga y la araña tienen un uno mientras que el pájaro, el caballo y el conejo tienen valor seis. Así que si queréis podéis jugar a este otro minijuego que a los pequeños les gusta bastante:

1- Se barajan las cartas de animal y se forma un mazo en el centro de la mesa
2- Se reparten tres cartas a cada jugador. 
3- Todos los jugadores eligen una carta en secreto de las tres que tienen en mano y la muestran a la vez. El animal más rápido gana y el jugador dueño de esa carta se lleva todas las cartas, dejándolas aparte, como botín del juego. 
4- Todos roban una carta y se repite el punto 3. Así hasta que se acabe el mazo. En caso de empate en velocidad, las cartas jugadas se convierten en bote para la siguiente ronda. Así que el premio será mayor.

Se trata de un minijuego como el simpático BATAWAF de Djeco pero con cierta capacidad de elección. 

¡Nada más, espero que os haya gustado!