martes, 12 de abril de 2016

RESEÑAS FAMILIARES: ELFENLAND DELUXE. VIAJA POR LAS TIERRAS ÉLFICAS

Esta semana publico un martes. No hay forma de sacar artículos los domingos últimamente. En fin, en esta ocasión os voy a hablar de un juego que ya tiene sus años (1998) pero que ha sido reeditado en una edición Deluxe que reúne todas las expansiones, un nuevo mapa muy vistoso y un importante lavado de cara. Vamos a adentrarnos en el mundo de ELFENLAND deluxe.


 FICHA TÉCNICA:

Autor: Alan R. Moon
Editorial: Mercurio, Amigo Spiel
Año de publicación: 2015
Edad: +10
Jugadores: 2-6
Duración: 60-90 minutos

IDEA DEL JUEGO:

En Elfenland, los jóvenes elfos tienen que pasar una prueba muy especial antes de que sean aceptados como adultos. Todos los elfos y elfas reciben un mapa de Elfenland y tienen que visitar tantas ciudades famosas de Elfenland como les sea posible, utilizando los medios de transporte comunes: dragones, unicornios, cerdos gigantes, elfociclos, vagonetas de troll, nubes mágicas, ferries y balsas. Sin embargo, estos tipos de transporte sólo están disponibles en un número limitado y sólo pueden usarse en unas regiones determinadas. Así que, aquí empieza una emocionante carrera entre elfos para ver quién hará el mejor uso de los medios de transporte disponibles. El que consiga visitar más ciudades, ganará la partida.

Así es como nos describen este juego nada más y nada menos que de Alan R. Moon, autor del célebre Aventureros al Tren y otros buenos juegos como San Marco. El caso es que diversas mecánicas de Elfenland nos recordarán a su gran éxito Aventureros al Tren, como veremos a continuación

EL JUEGO A GRANDES RASGOS:

En Elfenland hay que viajar, cuanto más mejor y si puede ser sin pasar por la misma ciudad dos veces. En el juego básico, todos los jugadores colocan un cubito de su color en cada una de las 20 ciudades que forman el territorio élfico y el peón de jugador en la capital del reino. 

Partida para 4 jugadores durante el transcurso de la segunda ronda
Para viajar hacen falta 2 elementos básicos: cartas y losetas de transporte del mismo tipo. Así que si quieres ir de una ciudad a otra que esté a un tramo de distancia tendrá que haber una loseta de transporte en el camino que une ambas ciudades y jugar la carta o cartas correspondiente/s a ese transporte. 

Al empezar el turno, cada jugador recibe 8 cartas de transporte. Después se van robando por turno losetas de transporte hasta tener 4. Se pueden robar de las 5 que hay siempre boca arriba o una cualquiera boca abajo. Esto es como lo de robar trenes en Ticket to Ride.


Tras este aprovisionamiento, los jugadores planifican su ruta. Por turnos, van colocando sus losetas de transporte sobre los caminos que más les convengan. Aquí tienen lugar varias estrategias. Puedes asegurar una ruta por la que tienes pensado viajar con el transporte más adecuado o jugar transportes lentos en los caminos que creas que van a elegir tus rivales con la intención de ralentizar su periplo. También puedes usar un obstáculo pronto o guardártelo para el final (es de un solo uso).

Viajar rápido no siempre es fácil en Elfenland
En este punto os he de comentar que para cada territorio hay un tipo de transporte que viaja más rápido. Esto se simula con el uso de las cartas. Por ejemplo, usando una sola carta de dragón puedes recorrer un tramo por el desierto mientras que si viajas en unicornio necesitarás dos cartas. Otros transportes directamente no se pueden utilizar en determinados terrenos. 

Una vez que todos los jugadores han utilizado sus losetas o pasado, cada jugador mueve su bota de elfo empleando las cartas adecuadas y tratando de hacer cuantos más viajes mejor. Por cada ciudad que pase recoge el cubito de su color. 

Una vez hayan viajado todos los jugadores se retiran las losetas de transporte utilizadas y se juega la siguiente ronda. Al final de las cuatro rondas que dura Elfenland, el jugador que haya recogido más cubitos será el ganador.

Así de sencillas son las mecánicas de este juego familiar. Ahora vamos a ver otros modos de juego.

LO NUEVO DE LA EDICIÓN DELUXE

Vamos a dejar el modo experto para el final y nos vamos a centrar en el nuevo mapa: ELFENSEA. El mar de los elfos está repleto de islas pero, ¿qué aporta este nuevo reino? Para empezar, en esta expansión hay 32 ciudades, 12 más que en su antecesora. Para intentar viajar por todo el mapa los jugadores dispondrán de 6 rondas en lugar de 4. Además, al inicio de cada ronda no robarán cartas hasta tener 8 sino que robarán 8 sin tener en cuenta las que ya tuvieran en mano. 

ELFENSEA está lleno de localizaciones. ¿Podrás visitarlas todas?
Otra gran ayuda serán las fichas de BONUS que conseguiremos al visitar determinadas ciudades. Estas fichas las podremos usar de 3 formas: como medio de transporte, para cambiarlas por cartas o para conseguir puntos de victoria extra al final de la partida.

La otra gran novedad son las ballenas, un nuevo tipo de transporte que nos ayudará a viajar raudos por el medio acuático.

En definitiva, ELFENSEA tiene los suficientes puntos diferenciadores como para que me parezca un buen complemento para ELFENLAND y el arte del tablero de juego realizado por Alayna Lemmer (La Leyenda de los 5 Anillos, varios Dominion, etc) me gusta mucho. 

Jugadoras contentas después de haber viajado por las islas élficas
 LA VARIANTE PARA EXPERTOS: ELFENGOLD

El autor del juego debió pensar en un momento dado que ELFENLAND se quedaba un poco corto para jugadores experimentados así que se le ocurrió un modo de juego que utilizaba, entre otras cosas, subastas para conseguir las losetas de transporte. Para conseguir dinero situó diversos valores en cada una de las ciudades del mapa, de modo que cuando un jugador llegara a una ciudad se llevaría la cantidad indicada en ésta

Aquí vemos una partida de ELFENGOLD preparada 
En mi grupo de juego probamos esta variante con todas las mini expansiones que trae la edición deluxe. Os voy a contar las principales diferencias con el juego básico:

El número de cartas que los jugadores reciben es muy limitado: 5 al empezar la partida y tan sólo 3 las demás rondas. Se juegan seis en lugar de cuatro así que con veinte cartas va a ser casi imposible recorrer las veinte ciudades.

Con sólo tres cartas por rondas poco se puede viajar
La mecánica de subastas ralentiza el juego. Se invierte mucho tiempo para lo rápido que se viaja luego.
El dinero es importante para hacerse con las mejores losetas y para desempatar
Lo bueno es la sensación de ahogo que existe durante toda la partida. Sabes que si en una ronda logras visitar 3 ciudades ya has triunfado. Así que emplear el dinero sabiamente para hacerse con los transportes y conjuros más adecuados es esencial.

La partida está llegando a la recta final y todavía hay muchos cubitos en el tablero
Y hablando de conjuros, está el que te permite usar otro tipo de transporte en un camino ocupado, el de intercambiar dos losetas de transporte y el de doblar la cantidad de oro que recibes por llegar a una ciudad. Estos conjuros le dan más posibilidades a los jugadores. 

En este plano detalle se aprecia el uso del conjuro de intercambio (cerdo gigante por nube)
También usamos las brujas, 6 cartas muy poderosas que te permiten volar y transportarte a la ciudad que elijas por el módico precio de 3 monedas de oro. Había tortas por hacerse con una bruja. Son unas cartas muy buenas, sobretodo si utilizas la siguiente mini expansión: las ciudades de destino. Consiste en 12 cartas de ciudades que se barajan y se reparte una en secreto a cada jugador. Al final de la partida los jugadores deben intentar acabar su viaje en la ciudad de destino que les haya tocado ya que por cada ciudad que se interponga entre tu bota élfica y la ciudad donde deberías haber terminado la partida pierdes un punto de victoria. De ahí el valor de las brujas, muy útiles para concluir el viaje en tu ciudad de destino o para salir de diferentes atolladeros. 

Las ciudades de destino le dan un plus al juego
De todas formas, me da la sensación de que ELFENGOLD es una variante que se queda corta para jugadores experimentados y que para el público familiar no va a triunfar tanto como el juego básico. Sí que puede servir para que este perfil de jugadores no experimentados den un paso más y vayan introduciéndose en un tipo de juego más complejo.

Final de la partida, vencedor con 11 puntos (12 cubitos - 1 de distancia a la ciudad de destino)
En cualquier caso, ELFENLAND DELUXE lo recomiendo sobretodo para jugadores no experimentados, para un público familiar que disfrutará jugando a la versión básica y al nuevo mapa de ELFENSEA. Y también aconsejo jugar a estos dos modos de juego añadiendo las mini expansiones de las brujas y las ciudades de destino, que le dan ese plus a las versiones básicas sin complicar apenas las reglas del juego.

Para terminar y como curiosidad, os dejo tres imágenes del juego antiguo, para que veáis el lavado de cara que le han hecho:

Aspecto de las cartas de monedas, brujas y rondas del juego antiguo        Fuente: BGG
Losetas de transporte, oro y obstáculos                                            Fuente: BGG
Mini expansión de los hechizos                                                         Fuente:BGG
¡Y hasta aquí la reseña de hoy! Recordad que podéis seguir el blog por facebook, google+ y twittercon contenidos extra y noticias de otros amigos lúdicos. ¡Adiós!